CWlogoSP
ASCO_logo-e1358175522732
abim_logo

Pruebas de imágenes para el cáncer de próstata en su etapa temprana

Cuándo las necesita—y cuándo no las necesita

< PDF versions

Es normal que usted quiera hacer todo lo posible para tratar el cáncer de próstata. Pero hacerse todas las pruebas disponibles no siempre es una buena idea. Es posible que no las necesite. Y los riesgos de las pruebas podrían ser mayores que los beneficios.

Esta hoja informativa explica por qué los expertos del cáncer por lo general no recomiendan ciertas pruebas de imágenes si a usted se le diagnostica cáncer de próstata en etapa temprana. Puede usar esta información para hablar con su médico de sus opciones y elegir lo mejor para usted.

Por lo general, ¿cómo se detecta el cáncer de próstata?

El cáncer de próstata es un cáncer en la glándula prostática masculina. Por lo general, crece lentamente y no tiene ningún síntoma, hasta que se ha propagado. A la mayoría de los hombres se les diagnostica en las etapas tempranas, cuando su médico realiza un examen del recto o una prueba de sangre del antígeno prostático específico (PSA, por sus siglas en inglés). La PSA es una proteína producida en la próstata. Es posible que los altos niveles de PSA indiquen cáncer en la próstata.

Si una de estas pruebas muestra que podría tener cáncer de próstata, le harán más pruebas. Estas pruebas le ayudan a su médico a averiguar si en realidad tiene cáncer y en qué etapa está.

¿Cuáles son las etapas del cáncer de próstata?

El cáncer de próstata se divide en etapas del uno al cuatro (I, II, III y IV). Las etapas del cáncer indican hasta qué grado se ha propagado.

Las etapas I y II se consideran cáncer de próstata en etapa temprana. El cáncer no se ha propagado fuera de la próstata. Sin embargo, es más probable que el cáncer en su etapa II se propague con el tiempo que el cáncer en su etapa I. En las etapas III y IV, el cáncer ya se ha propagado a otras partes del cuerpo.

¿Qué pruebas se usan para determinar la etapa del cáncer de próstata?

La manera más fácil y menos arriesgada de averiguar la etapa del cáncer de próstata es tomar muestras de tejido de la próstata y analizar las células cancerosas. Esto se llama una prueba de Gleason.

Si la prueba de Gleason muestra que tiene cáncer de próstata en etapa temprana, por lo general no necesita más pruebas. No es probable que el cáncer se haya propagado.

Usted no necesita todas las pruebas de imágenes para determinar la etapa del cáncer de próstata.

Las pruebas de imágenes toman fotos del interior del cuerpo. Las pruebas de imágenes específicas como una tomografía computarizada o CT, una tomografía por emisión de positrones o PET, o una tomografía de los huesos, pueden ayudar a mostrar hasta qué grado se
ha propagado el cáncer. Tal vez le guste la idea de que le hagan una prueba de imágenes para convencerse de que su cáncer no se ha propagado. Pero si usted sufre de cáncer de próstata en etapa temprana, es muy poco probable que su cáncer se haya propagado a otros órganos. Su médico debe usar pruebas de imágenes solo si su puntaje de Gleason y su nivel de PSA sugieren que el cáncer se ha propagado.

Las pruebas de imágenes tienen riesgos.

El mayor riesgo de las pruebas de imágenes es que lo exponen a radiación. Los efectos de la radiación se acumulan a lo largo de su vida. Tener muchas pruebas que usen radiación puede aumentar su riesgo de cáncer.

Las pruebas de imágenes también pueden mostrar un resultado “positivo falso”. Esto significa que una prueba muestra algo inusual, pero que después de más pruebas, resulta que no es un problema. Los resultados positivos falsos pueden provocar tensión, más pruebas y tratamientos que usted no necesita.

Las pruebas de imágenes cuestan mucho.

Las pruebas de imágenes son costosas. Pueden agregar miles de dólares a sus costos de tratamiento. Si usted no las necesita, ¿para qué gastar el dinero?

¿Cuándo debería usted realizarse una prueba de imágenes?

Si su puntaje de Gleason es 7 o mayor, y su nivel de PSA es mayor de 10 nanogramos/mL, es posible que su cáncer se haya propagado. En estos casos, su médico debería ordenar una CT, PET o una tomografía de los huesos para averiguar si el cáncer se ha propagado fuera de la glándula de la próstata. Si su médico no recomienda una, pregúntele por qué no.

09/2012

 

Consejo de Consumer Reports

Este informe es para que lo use usted cuando hable con su proveedor de atención médica. No debe usarse en vez de consejos o tratamientos médicos. Use este informe a su propio riesgo.

©2012 Consumer Reports. Elaborado en cooperación con la Sociedad Americana de Oncología Clínica. Para obtener más información acerca de las fuentes usadas en este informe y los términos y condiciones de uso, visite ConsumerHealthChoices.org/about-us/.